vacaciones con hijos en la nieve

Vacaciones con hijos en la nieve

Somos muchos los que nos guardamos unos días de vacaciones para darnos un respiro en invierno. Ahora que estamos a finales de agosto seguramente empezaremos a plantearnos cómo gastar estos festivos que nos quedan.

Para los amantes de la nieve una buena opción es una escapada a la nieve para practicar uno de los deportes más apasionantes: el esquí.

Vacaciones con hijos en la nieve

Agosto, septiembre y octubre seguramente sean los mejores meses para empezar a planear tus vacaciones de invierno ya que la antelación puede ser sinónimo de ofertas y precios más bajos. Echa un vistazo a las ofertas de esquí en Granvalira y anímate a pasar unos días esquiando en familia. En este artículo te contamos como pasar unas vacaciones con hijos en la nieve.

A los niños les suele encantar la nieve, porque es algo diferente, un mundo nuevo que nada se parece al que viven cada día cuando van a la escuela.

Una simple excursión a los pirineos puede ser ideal para disfrutarla con los niños y así dejar que exploren y conozcan nuevos entornos. Muchas familias tienen la costumbre de hacerlo cada año, sobre todo si los padres son apasionados del esquí y practican el deporte.

Aunque no sea tu caso, un fin de semana a la montaña puede ir genial a toda la familia para desconectar y relajaros. Si os animáis a esquiar hay una serie de cosas a tener en cuenta a la hora de hacerlo con los niños.

Vacaciones con hijos en la nieve

A tener en cuenta

¿A qué edad pueden empezar a esquiar?

La mayoría de los expertos coinciden en que el mejor momento para introducir este deporte a tus hijos es entre los cinco y seis años. Eso no significa que desde más jóvenes no puedan disfrutar de la nieve ni tampoco que si tus hijos ya son mayores de seis años sea tarde para empezar. Cinco o seis años es la edad mínima que los expertos señalan para poner a nuestros hijos encima de unos esquís.

Dicho esto, la destreza de los niños y la seguridad de los padres con ellos es fundamental. Hay familias que prefieren esperar a los ocho o nueve años, sobre todo si los padres no esquían o no lo hacen con ellos.

En sitios como GranValira disponen de monitores para ayudar a tus hijos a aprender el arte de este deporte. Echa un vistazo en Esquiades.com para sacar más ideas de destinos ideales para viajar en familia en temporada de esquí.

Equipamiento necesario

Ligado con lo anterior es muy importante que preparemos a los más pequeños para el viaje y que se lleve el equipamiento necesario.

Por ejemplo es imprescindible el uso de cascos. Los niños suelen ser menos prudentes a la hora de practicar el deporte y utilizar un casco les puede salvar de algún que otro susto.

También es fundamental que les equipemos con todas las protecciones necesarias, no solo en la cabeza sino en el resto del cuerpo. Hay que informarse bien de las normas de uso y edades mínimas de las distintas instalaciones a las que vayamos ya que puede diferir.

Ropa y calzado adecuado

No hace falta señalar que la indumentaria debe ser la adecuada, deben ir tapados, pero con ropa transpirable y chaqueta impermeable. Hay que pensar en llevar un cambio de ropa y sobre todo calcetines de repuesto.

Además tienes que traer toda la ropa necesaria para poder cambiarlos cuando se acabe la jornada. En ningún momento es bueno que pasen frío o que lo pasen si están sudados de practicar el deporte. Todo lo que tiene que ver con el equipamiento es fundamental.

Igual de importante es que lleven un calzado adecuado y que no les provoque rozaduras ni dolor en los pies. Aunque puede ser fastidioso comprar cada año unos nuevos, si no sueles ir todas las temporadas te recomendamos que pienses en alquilar las botas de esquí en lugar de comprarlas.

Sobre todo es fundamental que le hagamos entender a nuestros hijos por qué todo este equipamiento es importante. Es básico que entiendan que el casco, los guantes o los descansos, por ejemplo, son fundamentales. Esto es así porque lo que queremos es que nuestro hijo aprenda y esté protegido pero sobre todo que disfrute en la nieve, que aprenda a pasárselo tan bien como nosotros.

A la nieve a divertirse

Es bueno que no les presionemos para la mejora. Al principio los niños ven la nieve como un parque temático natural al que poder jugar sin límites. Dejemos que siga así. Es bueno combinar una hora de clase con una hora de juegos en la nieve, con por ejemplo trineos u otros juguetes.

Muchos centros de esquí disponen de un área para que los niños jueguen. Es importante para ayudarles a adaptarse al entorno.

En conclusión, esquiar puede ser una aventura ideal para llevarla a cabo en familia. Lo importante es enseñarles a nuestros hijos a disfrutar haciéndolo y no agobiarles con el tema del aprendizaje. Al fin y al cabo ellos mismos deberán descubrir si este deporte les gusta o no.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com