Sin categoría

Son novias, son novios

“-Mira mamá, ésta y ésta son novias, y éste y éste son novios, ¿vale? – me decía mi hijo de 5 años mientras jugaba en la bañera con unos muñecos.”

Hace un par de días, vi un comentario sobre cómo actuaríamos si nuestro hijo quisiese ir vestido como una niña al cole. La verdad es que llevo como una hora buscando el dichoso comentario y no soy capaz de encontrarlo, me hubiese gustado ponerlo pero bueno, no puede ser.

La cuestión era  cómo sería nuestra reacción y las de los demás ante tal situación, si seríamos capaz de aceptarlo. Perdona…¿ACEPTARLO?,  ¿cómo que aceptarlo?, ¿pero qué hay que aceptar? ¿que nuestro hijo se vista de niña? ¿lo que puedan pensar o cuchichear los demás?.

¿Pero quién a dicho, o dónde  pone, que este comportamiento, totalmente natural para mi por lo menos, tenga que ser aceptado o no.?
Si mi hijo se quiere vestir de niña, se vestirá.
Le he llevado con diademas, horquillas, bufandas y gorros rosas, ha ido empujando un carro con un muñeco junto a su hermana, se ha disfrazado de princesa, se pone collares y juega a las cocinitas y las muñecas.
¿Eso tiene que aceptarse? Quizás deberían empezar por aceptarse a ellos mismos antes de cuestionar siquiera los  comportamientos de los demás.
Acaso…

  • ¿Vas a dejar de querer a tu hijo por vestirse de niña?
  • ¿Vas a dejar de querer a tu hijo si juega con muñecas, se pone collares, o si no le gusta el fútbol y prefiere bailar?
  • ¿Vas a dejar de querer a tu hijo en algún momento?

Empezamos desde pequeños a naturalizar todas las situaciones, sólo así avanzaremos.

Os cuento un caso experimentado en primera persona:

Hace un tiempo estuve hablando con otra mamá, de las novias y novios ,que  los niños tienen cuando son pequeños en el colegio, que no son más que simples amigos con los que se llevan especialmente bien en algún momento, y  le comenté a la otra mamá, la posibilidad de que su hijo tuviera novio, en vez de novia, y cuál fue mi sorpresa cuando me dijo que no, que su hijo tendría novia, que le gustarían las chicas y punto.
Intenté ahondar un poco en el tema, y le comenté que podía pasar que no fuese lo que ella quisiera, si no que era una decisión  personal del niño, no de los padres y le pregunté qué pasaría si no fuese lo que ella quisiese. Su reacción fue decir que no, que a su hijo le gustarían las niñas, y su cara era de obstinación y cabezonería, no fue capaz de darme ninguna explicación más.

Descubrí que ni siquiera le habían explicado al niño que hay parejas del mismo sexo, y que es algo normal. Aquí es donde me di cuenta,que son los propios padres los que empiezan reprimiendo los comportamientos de los niños. ¿Cómo actuará ese niño cuando vea por la calle una pareja de dos mujeres o dos hombres besándose? Ya os lo digo yo, se les quedará mirando atónito, puede que los señale e incluso se ría. ¿Y la reacción de los padres?, pues intentar que el niño siga el camino y no explicarle la situación.
¿Qué sensación tendrá ese niño si el día de mañana descubre que no son las niñas lo que le gustan? Creerá que tiene un problema, que no es normal lo que le pasa.
¿Cómo queremos respeto e igualdad sin son los propios padres los que no imparten dichos valores?
Esos padres son los que deberían aceptarse ellos mismos y dejar a los demás , no criticar y no cuestionar.

Mis hijos se han cruzado por la calle con estas situaciones y ni han vuelto la cabeza , ¿por qué deberían hacerlo? , son dos personas que se quieren ,¿qué hay de raro en ello?.

Si te metes en internet ves preguntas absurdas y surrealistas de padres preocupados por ciertos comportamientos de sus hijos, buscando tratamientos o terapias para ellos. Señores, por favor, que estamos en el s. XXI .
Hemos avanzado muchísimo y mucho más que nos queda ,y si siguen cohibiendo de información a los hijos, no lo seguiremos haciendo.

Se que no es la norma, y hablo un poco en general, lo se, pero es un tema candente y tabú para muchos a día de hoy y creo que tenemos que ponerle fin a ello.

Y tu, ¿qué opinas?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *