Sello de calidad: Protector de calzado Kiwi

Cuando desde Madresfera se anunció la posibilidad de apuntarse para probar este producto que impermeabilizaba el calzado, rápida y veloz levanté la mano como si de una estudiase empollona se tratase diciendo: «yo,yo yo, yo..»
Soy muy friolera y además tenía unas botas las cuales en cuanto pisaba algo mojado y salpicaba, ya se me mojaban los pies, por lo que era la oportunidad perfecta para mi.
Y debe ser que el karma me ayudó y fui una de las escogidas para probarlo. Ansiosa estaba por recibirlo en casa.

Peeeeero (¿por qué siempre hay un «pero»?) me encontraba con un pequeño problema, en Madrid llueve menos de lo que quisiésemos, ¿cómo iba a probarlo?. Nada, no hay problema, invoco una ciclogénesis explosiva (ahí es ná) y lo pruebo ¿no?.Modo de uso:

Limpiar el calzado con un cepillito, así eliminamos pelusilla o polvo que pueda tener el calzado. Agitar el bote y pulverizar a una distancia de unos 20 cm. Dejar actuar durante 30 minutos.
Lo único que el olor del producto recuerda al quitaesmalte con acetona, pero es pasajero, lo sé porque pasados los 30 minutos olí las botas y ya no quedaba rastro del olor.

Estas son las botas, ya tienen el producto echado

Una vez dispuesta, había que probarlas, así es que a la calle en plena ciclogénesis explosiva y a dejar que se mojen las botas «accidentalmente»:

Si os fijáis, las gotitas de agua no mojan las botas, no penetran, se quedan sobre la superficie.

Pero como yo soy así de chula y no me bastaba con esta prueba, el sábado salía de un sitio emocionada, tuiteando y whasapeando y no me di contra una farola, no, metí de lleno el pie en un hueco de esos de árboles que hay por las aceras hasta arriba de agua.
Venga va, os dejo que os riáis de mi…
Si, pero me sirvió para verificar la prueba, ¡¡no me mojé el pie!!!. INCREÍBLE.

Cuando llegué a casa comprobé que el calcetín estaba seco, no había traspasado el agua la bota por lo que doy un 10 a este producto.

Pero para que la valoración sea más completa, os pongo la puntuación a continuación:

1 es lo más negativo y el 5 el positivo

Efectividad: 5 ( demostrado está)
Facilidad de uso: 5 (agitar y pulverizar…más simple y sencillo no puede ser)
Relación calidad/precio: 5 ( cuesta 3,49 € y visto la calidad del producto, la relación es perfecta)
Satisfacción general: 5 (no hace falta que diga más ¿no? )
Recomendación: 5 (¡por supuesto que lo recomiendo!)

Así es que una vez probado en mí, mis hijos ya lo tienen echado en sus botas, y lo siguiente que probaré será en mi abrigo, pero ojo, no pienso caerme a una piscina ni nada por el estilo para comprobar que funciona eh?…
Gracias a Kiwi y a Madresfera por haberme dado la oportunidad de probar este producto, ha merecido mucho la pena.

Facebooktwitterpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.