Segovia con niños

Segovia con niños

Segovia es otra de las ciudades donde podéis ir con los niños cuando empieza a hacer buen tiempo, no solo por el acueducto, que ya de por si, les va a impresionar, si no por la cantidad de arquitectura que veréis por la ruta marcada dentro de la ciudad.

Segovia con niños

Si vais desde Madrid, os aconsejo ir por Navacerrada, aparte de que el camino es mucho más bonito, podréis hacer alguna parada para ver el río Eresma, así lo hicimos nosotros y pudimos apreciar la cantidad de agua que lleva ahora por el deshielo y lo fría que estaba, ya que mi marido se atrevió a meter los pies….

Seguimos por el puerto de Navacerrada y nos llevará a La Granja de San Idelfonso, otro sitio del que os hablaré en otro post, y cogemos dirección Segovia.

Una vez en Segovia, hay varias opciones para aparcar:

  • Parking público
  • Zona verde
  • Dejarlo en la carretera que baja al acueducto y que no es de pago pero hay que andar un poco más.

Nosotros optamos por la tercera opción, eso de tener que estar cada 2 horas poniendo un ticket cuando vas a hacer turismo por la ciudad no es lo suyo, al igual que pagar por dejarlo en un parking, nosotros ya sabéis que vamos de low cost total, pero si no os importa pagar, sabed que tenéis esas opciones.

Nosotros, como decía, lo dejamos en la carretera que baja al acueducto y que casualmente empieza el acueducto, así es que empezamos la ruta genial.

Curiosidad: Desde 1992 los coches ya no pueden pasar por debajo del acueducto, es todo zona peatonal, pero siguen pasando a escasos metros por lo que el daño de la contaminación, seguro que le sigue pasando factura al acueducto, ¿no creéis?.

Según me contaron en el colegio cuando fui de excursión a Segovia, los “agujeros” que tienen las piedras, fueron provocados por los palos que utilizaron los romanos para construir el acueducto, una hipótesis que pudiera ser cierta, ya que si os fijáis, todas las piedras tienen ese pequeño agujero. También tiene su leyenda el acueducto, se decía que una niña criada, subía y bajaba todos los días con el cántaro del acueducto, hasta que un día le pidió al diablo, que construyese algo para que no tuviera que hacer eso todos los días. El diablo aceptó, le dijo que antes de que cantase el gallo, construiría un acueducto a cambio de su alma. La niña aceptó y el diablo se puso a trabajar en ello. Pero el diablo no llegó a tiempo, y el gallo cantó antes de que él pusiese la última piedra, que es donde a día de hoy está la estatua de la Virgen de Fuencisla, cuyos Reyes Católicos la pusieron ahí, quitando la anterior estatua que había de Hércules egipcio, otra leyenda de que la construyó él la ciudad..

Gastronomía: En la Plaza de Azoguejo podréis degustar unos judeones y cochinillo si optáis a comer la gastronomía de la ciudad. Dependiendo del sitio, el precio oscila desde los 18 € a los 23 € por persona. Eso si, si queréis un menú normal, podréis comer desde 9 € y a si me apuras, tenéis un burguer justo al lado del acueducto.

Os aconsejo que paséis a la oficina de turismo de Segovia, que está en la plaza de Azoguejo y pidáis un plano de la ciudad para ver el recorrido que haremos.

Empezamos la ruta:

Salimos de la Plaza de Azoguejo siguiendo al ruta por la Calle de Cervantes y lo primero que nos encontraremos será la Casa de los Picos, cuya decoración de puntas de diamante tiene sentido defensivo y ornamental. A  día de hoy es la Escuela de Arte y Superior de Diseño.  Llama la atención el diseño y los niños se quedaron mirándola un rato asombrados.

Más adelante está el Torreón de Lozoya, la Iglesia de San Martín o el Convento de Corpus Christi. Todos dignos de pararse a ver y hacerse fotos. Atravesamos el Barrio Judío hasta llegar a la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos del s.XVI.  A nosotros nos recordó a Notre Dame por sus gárgolas y órganos barrocos.

Precio de la entrada 3€. Consultar horario de visitas.

Seguimos nuestro camino descubriendo rincones y oliendo a cochinillo allá donde íbamos, así es que decidimos parar y al sol, en un parque, sacar nuestros bocadillos (recordar que vamos de low cost) y allí montamos nuestro picnic. Los niños encantados de comer al sol, observando las flores y cómo los pajarillos  revolotean a nuestro alrededor esperando las miguitas que se “caen” de nuestros bocatas.

Una vez pilas cargadas, seguimos el camino, el próximo destino y final del trayecto marcado, nos hará sumergirnos en el pasado romano, con castillos e imaginando aquella época.

Nos encontramos con el Alcázar (s. XI-XIX). Edificado sobre los restos de una fortaleza romana, fue la residencia de los Reyes de Castilla durante la Edad Media. Fue la prisión del estado entre los s. XVII y XVIII y convertido el Real Colegio de Artillería en 1764. En el año 1862 sufrió un incendio siendo restaurado por el arquitecto D. Antonio Bermejo y Arteaga.

  • Precio entrada normal completa con guía: 8 €
  • Entrada solo a Palacio: 5 €
  • Precio entrada para familias numerosas: 6 €
  • Entrada solo a Palacio familias numerosas: 3 €
  • Precio entrada a Segovianos: 1 €
  • Horario: de 10 a 18 o 19 horas dependiendo meses. Consultad.

Allí también tendremos unas vistas a la muralla y descubriremos el acueducto soterrado.

La vuelta puedes hacerla por el mismo camino, o callejeando por Segovia, donde puedes encontrar el Museo Rodera Robles (Casa de Hidalgo s.XV-XVI) que fue la residendia urbana de la nobleza del Renacimiento y que en la actualidad posee el museo de la Fundación Rodera-Robles. Puede visitarse el Espacio de Arte Gráfico y salas de exposiciones temporales entre otros.

Y si queréis degustar la gastronomía de Segovia, podéis entrar al Museo Gastronómico:

  • Visita a Museo: 3,00 euros por persona.
  • Visita a Museo & Degustación:

*Estándar ( Propuesta Museo): 5,00 euros por persona.

*Grupos.Previa Reserva ( Salados o Dulces), a partir de 4,00 euros por persona.

*Especial grupos, (A partir de 20 personas).

  •  Tienda : acceso gratuito.

Nuestro final de trayecto lo hicimos de nuevo donde lo comenzamos, en la Plaza de Azoguejo, reponiendo fuerzas con un café y batido para los peques a los que les encantó la excursión a pesar de andar durante unas 3 horas aproximadamente que duró la visita.

Muy contentos, nos fuimos camino al coche y de vuelta a casa, los pitufines  se quedaron dormidos. Resultado de la excursión: ¡un éxito!

Y para que veáis lo buena que soy, una galería de imágenes con selfie familiar incluído que hemos cogido costumbre hacer en nuestras escapadas.

¿Habéis estado alguna vez en Segovia?,¿os gustó?, o  ¿tenéis pensado ir?. Y contadme, ¿os han gustado las fotos? El fotógrafo es mi marido, orgullosa ejejej.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

8 thoughts on “Segovia con niños

  1. Me encantaron las fotos. Sobre todo el selfie. Salís muy guapos. Segovia me gusta muchísimo. Fíjate que no he ido con los niños. Pero iré siguiendo tus consejos 😀

    1. Gracias Dácil! la verdad que lo del selfie ya le hemos cogido costumbre y allí donde vamos, nos hacemos la foto,jaja es divertido.
      Pues si, te recomiendo la visita, veréis un montón de cosas y los niños estarán entretenidos 😉
      Un beso!

  2. Me encanta esta ciudad y estoy deseando llevar a mis hijos a verla… yo la visité por primera vez siendo niña y me impactó… 😉

  3. Fue nuestro destino de vacaciones el verano pasado. Sólo 3 días pero que cantidad de judiones y de cochinillo comimos. Y poder visitar el Palacio de La Granja y el de Riofrío, este último ¡a solas! Nos encantó, la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.