Parc Samá: un jardín botánico en Cambrils

Cuando dije en el otro post sobre nuestra visita a Cambrils con niños que uno de los motivos que hizo decidirme para visitar este lugar fue una foto, no mentía. Esta es la foto en cuestión:

Parc samá

Y lo mejor, que la foto no le hace justicia, es mucho más bonito en persona.

Era una visita obligada, no podíamos pasar por Cambrils sin visitar el Parc Samá. Así que al segundo día de estar allí, ya lo teníamos localizado. Allá que fuimos.

Parc Samá

El Parc Samá está a 4 kilómetros de Cambrils. Tardarás en llegar 10 minutos a lo sumo y dispones de aparcamiento gratuito.

El Parc Samá era la residencia de descanso del Marqués de Marianao, Salvador Samà i Martí, y es una mezcla de palacio de película, jardín y bosque, y zoológico antiguo. Y digo esto porque podréis observar las jaulas que utilizaban en la época y donde tenía a los animales que allí cuidaba.

Jaulas que albergaban faisanes, loros, lobos, monos, cocodrilos, una pantera e incluso un oso, pavos reales, llamas del Perú, guacamayos, marabús, golondrinas, cisnes, avestruces, periquitos y bellos acuarios que completaban las especies faunísticas del Parc Samà. (texto www.parquesama.com)

Construido por Salvador Samà i Martí, en 1881 y con la colaboración de Gaudí, el parque cuenta con un encanto especial. Tiene mezcla de estilos de países como Cuba y Francia, y podréis encontrar piezas traídas de allí y de otros lugares como China o Inglaterra.

Pero dejemos a un lado la historia del parque y adentrémonos por sus lagos y caminos rodeados de árboles.

La entrada al Parc Samá ya tiene su encanto. Una jardinera con flores y una bici antigua te avisan que lo que encontrarás dentro, te va a encantar tanto o más que la entrada.

El precio por familia (matrimonio e hijos menores de 16 años) son 18 € y si sois de la zona podéis comprar un pase anual por 20 € (pase familiar).

¡Los perros son bienvenidos!

 

Empezamos a andar por el jardín y a pocos metros, ya tenemos la primera sorpresa.

Un lago con cascada y puentes.

Creo que las fotos no hacen justicia, el sitio es precioso. Podéis ver a los peces y tortugas nadar por el lago, pasear por sus puentes. Podéis adentraros en la gruta y pasar por detrás de la cascada. Imprescindible subir hasta el mirador y deleitaros con las vistas del parque.

parc samá parc samá

En el lago hay 3 islas unidas por puentes que imitan palos de madera. En la isla central está construida la montaña que da vida a la gruta con embarcadero y al mirador.

Las grutas tiene un significado simbólico en los jardines. Evocan mundos secretos y mágicos y donde se hacían ceremonias y rituales misteriosos.

Un monumental Cidrés de los pantanos, así como pinos, cedros, cipreses y palmáceas rodean el lago.

parc samá parc samá parc samá

Seguimos avanzando siguiendo el canal de agua y llegamos a otra cascada.

parc samá parc samá

El agua del canal y la cascada proviene de una mina subterránea de 5 km de longitud construida a propósito para el parque. La gruta forma una cascada de agua entre musgo, palmáceas y helecho dando distintas tonalidades al entorno.

En el interior de esta gruta se ve perfectamente el estilo de Gaudí consiguiendo un equilibrio entre funcionalidad, belleza y simbolismo.

parc samá

La atravesaremos por dentro y seguiremos nuestro camino hasta el Mirador del Bosque. Al lado de este mirador hay algunos animales descansando plácidamente. Además de los pavos que os encontraréis por todo el camino en los sitios menos esperados.

El Mirador del Bosque permite observar todo el bosque así como el paisaje exterior. Se sube por una escalera que parte de otra gruta, la verdad es que es genial.

parc samá

Seguimos nuestro camino atravesando cuevas, puentes y observando las instalaciones que tiempo atrás, sirvieron de casa a algunos de los animales que el Marqués coleccionaba.

Independientemente de si me gusta o no que hiciese esto, la verdad es que el parque está muy bonito.

parc samá parc samá

El Parc Samá cuenta además con un parque infantil “de los de toda la vida”. Por un instante tanto mi marido como yo, retrocedimos 30 años y nos vimos jugando de nuevo en los toboganes de hierro, en las barras, en los columpios que te dejaban marcados las rayas en las piernas.

Los niños estuvieron jugando un poco y reponiendo fuerzas para seguir la visita.

La casa palacio

Entramos en lo que era la casa del Marqués, un palacio que parecía sacado de alguna película de estilo colonial. Con su entrada para carruajes rodeado de árboles, seréis capaces de imaginaros la secuencia.

parc sama

La casa palacio tiene 1100 m2 de estilo rococó, barroco y medievales. El interior no se puede visitar, es una lástima porque podría ser muy interesante verlo por dentro.

parc sama

Al lado de la casa palacio está la Fuente de las Conchas que como su nombre indica, está hecha de dos conchas gigantes naturales y caracolas de mar.

parc samá

Detrás del palacio veréis otra fuente surtidor en una placita fabricada en hierro colado.

Seguro que os imagináis a la gente de la zona, con sus ropas de la época, tomando el té en la terraza del palacio.

Mi marido y yo insistíamos que esa escena la habíamos visto en alguna película seguro, aun sigo pensando en cuál…

Dejamos atrás la casa palacio y nos vamos a La Casa de los Loros.

parc samá

El pabellón de los loros está dispuesta sobre una gruta-estanque y cuando fuimos, tenían un loro en la jaula. Podéis subir y observar desde otro ángulo el Parc Samá.

Pero hay más, la Torre Mirador nos espera en la esquina del parque.

La Torre Mirador o también llamada Torre del Angulo, se ve desde fuera y tiene una altura de 24 metros al estar sobre una montaña de mazonería (artificial).

parc samá

También podéis visitarla por debajo al ser hueca. La verdad es que no pararéis de sacar fotos jugando con la entrada de la luz por los agujeros de las grutas.

parc samá

El parque se ve tranquilamente en un par de horas, por lo que es muy llevadero para los niños de cualquier edad.

Además, como he comentado antes, los perros son bienvenidos. Como siempre, se deberá respetar las normas del parque en relación a la tranquilidad de los animales del parque así como de la limpieza del mismo.

¿Qué más encontraremos en el Parc Samá?

Esculturas como la de Heracles o Deméter distribuidas por el parque, además de un aviario de aves exóticas.

Como prometí, os dejo un vídeo para que veáis qué maravilla de parque:

 


En definitiva, el Parc Samá es un jardín de imprescindible visita. Tanto los niños como los adultos se maravillarán paseando por los jardines, escuchando y observando la faunia del parque. Disfrutaréis de un buen rato en familia.

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

2 thoughts on “Parc Samá: un jardín botánico en Cambrils

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.