Mi hija no come carne

Pues si, ya apuntaba maneras desde bien pequeña, algo particular era con la comida ,tanto en casa como en la guardería, cuando empezó con los sólidos. Tuvimos una lactancia exclusiva hasta los 4 meses, y complementaria con la alimentación semi sólida hasta los 9 meses que ella mismo decidió abandonar la teta. Pero claro, como era la primera, la consientes, pruebas, luego empiezas a angustiarte, y empiezan las dudas: no está comiendo, ¿estará mal alimentada?. La gente “ayudándote” contándote sus particulares consejos: “pues yo le obligaba a comerse en la merienda lo que ha dejado en la comida y si no, para cenar. ¡Ya verás como acaba comiendo!”

Y aquello ves que no cambia, no era el típico “se me hace bola”, no, aquello fue evolucionando carneterneracon el paso del tiempo hasta  llegando a no comer carne y la hora de la comida convertirse en un auténtico calvario. Pero ojo, no os penséis que es vegetariana, no, aunque creemos que lo será de mayor, es simplemente que no come ternera, ni cerdo, no le gusta el sabor, solo soporta el sabor del pollo y pavo. Pero esto lo hemos descubierto relativamente hace poco, y tiene casi 9 años mi pitufina.
Come verduras, aunque pocas y debemos complementarle algo mas aquí la dieta. Come legumbres, le encanta las lentejas, el cocido, la sopa, el pescado….pero no le des un filete, ni un estofado de ternera o cerdo, incluso las hamburguesas, depende de cuántas ganas tenga, se la puede llegar a comer con patatas fritas de por medio para minimizar el sabor, pero no suele acabarla y las de los burgués que todos conocemos, no es que sean muy grandes.
Podéis pensar que son caprichos de la niña, y así pensábamos nosotros, pero probamos todas las técnicas posibles de “expertos” en la materia: trucos, recompensas, no darle importancia, castigos….y todo acababa en lloros y enfados.

¿De verdad merece la pena todo esto porque se coma un filete?
No, no lo merece. Su padre y yo hemos decidido no desquiciarnos más con este tema y suprimir en casa la ternera y el cerdo por el pollo y el pavo. Al final, alimentada está,  es una niña que está sana ,con energía, alegre. Simplemente no le gusta el sabor de esas carnes y no es capaz ni de tragársela.

A mi me dan arcadas la textura del tomate natural, no puedo con ello, desde que tengo uso de razón no he sido capaz de comerme una rodaja de tomate, mi cuerpo lo rechaza. En cambio, sí que  como tomate frito, triturado, ketchup….pero jamas en rodajas.

¿Por que tengo que obligar a mi hija a comer algo que su cuerpo o gusto rechaza?.
Quizás el día de mañana sus gustos cambien y sea una carnívora en potencia, pero dado sus ovarios bien puestos, su fuerte carácter vaya, y sus gustos, está mas predestinada a ser vegetariana a carnívora, pero me parece bien.
Quizás estamos demasiados “politizados” respecto a qué comer. Carne, verduras, fruta, pan, leche..y todo lo que se sale de eso, está mal, no estarás bien alimentado, te faltará vitaminas…
Lo que debemos saber es que ,al igual que la leche no sienta tan bien a todo el mundo, y que además hay ciertos estudios que dudan de que la leche no sea todo lo  buena que pensamos y que además, es curioso que seamos el único mamífero que siendo adulto seguimos tomándola, pues hay ciertos alimentos que si no te gustan, no debes comerlos solo porque es lo que dice la gente, no se si me explicó…

Somos nosotros mismos los que recibimos la información de nuestro cuerpo, qué nos gusta, que nos parece agrio, salado, soso. Sabemos cuándo tenemos hambre y cuándo no. ¿Por qué tenemos que obligar a alguien a que coma cierto alimento o a que se termine el plato? , quizás su cuerpo no quiere más por algún motivo. Como cuando tenemos el estómago raro, no nos apetece comer, o un día cualquiera, que no tenemos hambre, ¿tu comerías sin hambre solo por el hecho de que tienes que comer todo lo que te han puesto?.

Vale que son niños, pero no son tontos, si tienen hambre comerán, créeme. No pasa nada porque coman menos de lo que tu quieras;  ¿sientes tu acaso la sensación de lleno de su estómago?, el cuerpo del ser humano es sabio.

No queremos que la hora de la comida sea una angustia, una lucha, un calvario, no. Queremos que forme parte de la rutina del ser humano, al igual que dormir. Algo normal, natural y apetecible.

Así es que en casa hemos cambiado el estofado de ternera, por el de pavo, igual de rico o más, la carne es blandita, deliciosa. Las hamburguesas son de pollo, los filetes de pavo y las albóndigas de pollo o pavo también.

Con ésto hemos mejorado la alimentación, la niña se lo come y además encantada y nosotros contentos porque ella disfrute de ese rato que pasamos, un rato en el que estamos juntos comiendo .

Y si, mi hija no come carne y no pienso obligarla a hacerlo.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

15 thoughts on “Mi hija no come carne

  1. posiblemente hace unos años…. Unos cuantos… Tantos como los que cuando mi mayor era peque te hubiese dicho…. Por supuesto!!!!! Ha de comer de todo!!!!! Ahora, la experiéncia y con la segunda te digo rotundamente no. A ver… Si tiene una alimentación variada, como de todo y lo de lo que dice que no es uno o dos alimentos…. Para que…… A Gabi hay cosas que no le gustan, que no las come y yo no se las hago, esos si… Para decir que no me gusta ella sabe que lo ha de probar…. Al menos dos veces. Pienso que no vale la pena un cabreo por un filete, francamente….. Además como buena madre que eres sabes perfectamente que carne no come, pero comerá otros alimentos con los mimos nutrientes, vitaminas, proteínas.

    Un beso

    1. Claro, ella a probado y reprobado la carne, distintas recetas y no puede. No le gusta. No vamos a pelearnos por un filete!! Come todo lo demás, pescado, legumbres,pavo… se acabó la guerra con la comida.
      El segundo come de todo, nunca ha puesto problema para comer pero reconozco que debido a la experiencia con su hermana, , jamás le hemos obligado a comer nada y ha comido solo lo que el quería, de cantidad me refiero.
      Ains..que distintos son…

  2. Pero si que come carne, el pollo y el pavo son carne. Yo también creo que se exagera un poco con lo de comer de todo. Nadie come “de todo”. Creo que estáis en lo cierto en no obligarla a comer. La comida debería ser un momento divertido en familia y no una “tortura”
    Bravo por vosotros!

    1. Gracias! Claro, queremos que la hora de la comida no sea una “tortura”, pero ya sabes, hay gente que no lo entiende, nos dicen que la niña nos está “chuleando”…en fin. Que nos da igual, somos sus padres y nosotros decidimos, no va a comer carne hasta que ella no quiera.
      Gracias por tu comentario!

  3. Toda mi infancia sufrí lo mismo que tu hija. En el colegio escondía los filetes en el baby y en casa estuve castigada sin dibujos prácticamente desde que tengo uso de razón. Hasta que me planté con mi madre (alrededor de los 13 años) y le dije que no quería comer ni un filete mas en mi vida. Ella me dijo que le parecía bien, pero que no esperase un plato especial para mi. Y así ha seguido mi vida, no he vuelto a comer un filete, ni un entrecot ni carne de cerdo. Estoy sanísima y no soy vegetariana. y ¡Me encanta el embutido!

    1. Jolin Tatiana, y tener que esperar hasta los 13 años me parece muy fuerte, y la cantidad de castigos que te habrás llevado y regañiñas… Nosotros ya lo tenemos clarísimo, se acabó la carne, es que no merece la pena castigar a la niña por no comerla, como tu, como de todo y bueno, el embutido prefiere pavo, pero el resto de alimentos no pone problema.
      Me alegro que pudieses hablar con tu madre en su día y que te entendiese. 🙂
      Gracias por comentar!

  4. Leyéndote me doy cuenta de que todos vamos predispuestos a…… desde bien pequeños! Me parece que si a tu hija no le gusta la ternera, podeis darle las vitaminas y proteínas mediante otros alimentos… No me parece grave vamos. Y sobre mis problemas con mi hijo, tengo que aprender a llevarlo con mas calma. Si es cierto que me preocupa el no comer. De verdad que es desesperante. Por que se que le gusta manejar el cotarro, asi que le pongo su plato con la comida, el cubierto y ahí le dejo. Pero come bien 5 minutos. Luego tira, chupa y escupe… y empieza a rechazarlo.. Otros días(como su padre ya no viene a comer) directamente ni come… Otros se alimentaría solo de yogurt… Vamos que hay que tener paciencia!! XD Buen pots! Besotes!! ^_^

    1. Jjaja tranquila, te has expresado bien 😉
      Está claro que cuando somos primerizos, el tema comida nos trae por la calle de la amargura, de verdad. Pero según va pasando el tiempo, la experiencia te va demostrando que los niños comen, a su ritmo y a su gusto y no hay que imponerles nada al igual que no te gusta que te lo impongan a ti.
      Por lo que si el peque come y luego se dedica a “guarrear”, pues déjale…dentro de unos límites claro, que al final, están alimentados.
      Un besazo!

  5. Qué curioso eh?? Antes nos teníamos que comer todo sí o sí y ahora, no es que seamos más permisivos, es que tenemos más informació y quizá más dónde elegir.

    Pau por ejemplo no bebe leche, ni casi nada que la contenga, no le sienta bien pero no es intolerante pero le da un asco que puede tenerlo dos días con arcadas…

    Los médicos nos dijeron que no pasaba nada, que sustituyéramos y así, tan ricamente… Creo que haces perfecto!!

    Besitos

  6. Yo estoy de acuerdo contigo. Por lo menos lo ha probado y dice: mira papa no me gusta, y ya está no es el fin del mundo, de hecho es más sano que coma pollo y pavo, tiene menos grasa, es magro, se puede hacer de mil formas, al horno, estofado, empanado, frito, a la barbacoa, en hamburguesa o albóndigas y están buenísimas, a mi me gusta muchísimo más la hamburguesa de pavo que la de carne de ternera o de vaca. De hecho have mucho que suprimi esas carnes de mi dieta y estoy incluso más sana, y lo dicen los análisis de sangre.
    Recuerdo que antes me obligaban a comerme el tomate y lo odiaba sin embargo ahora si que me gusta. Quizás como tu dices, cuando sea mayor coma, pero si la obligan de pequeña quizás de mayor la odie, además no es realmente necesario comer esas carnes, hay muchas más en el mercado.
    Me encanto el post, me sentí identificada con la niña y perdón por el parrafon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.