Los 7 pecados capitales: La Pereza

Jueves, #Sexoenjueves y nuestro siguiente pecado capital es: La Pereza. ¡Vamos allá!

A partir de aquí, si sigues leyendo es porque eres mayor de 18 años y aceptas y eres consciente de que es un relato erótico y/o pornográfico.

 
4. La Pereza
 
Hace referencia al descuido en realizar acciones, movimientos o trabajos. Se le conoce también como gandulería, flojera, haraganería u holgazanería.
 
Relato:
Era tarde, por fin los niños se habían dormido, la casa en silencio, solos ella y el. Un día agotador, como casi todos, donde el tiempo para uno mismo escaseaba y donde se rogaba porque los días durasen 40 horas para poder tener tiempo para todo.
 
Lorena se levantó del sofá, fingió un bostezo exagerado y dijo:
-Uy Luis…que cansada estoy, me voy a dormir…
 
Luis la miró con complicidad, y con una sonrisa de medio lado y haciéndose el distraído mientras miraba de nuevo a la televisión le dijo:
 
– Si si, ya te veo, nada, vete a dormir y descansa, ya voy luego más tarde a la cama, voy a quedarme a ver un rato la tele.
 
Lorena le sonrió y se despidió de el:
 
– No te acuestes muy..tarde..
 
 
Lorena se fue a la cama, en realidad no tenía tanto sueño, era un juego que tenía con Luis, y al que quería jugar esa noche.
 
Se metió en la cama, las sábanas le dieron la bienvenida acariciando su cuerpo tapado solo con el camisón. La oscuridad, el cansancio acumulado del día y aquella cama tan acogedora, hizo que Lorena se dejase caer en brazos de Morfeo en poco tiempo, menos del que ella pretendía, Luis aún no había ido a la cama.
 
 
Luis esperó un rato prudencial, quería que estuviese dormida de verdad para jugar, sabía que siempre se hacía la dormida y quiso probar a que fuese real.
Se levantó del sofá, apagó la tele y la luz del salón y se dirigió en silencio hacia el cuarto. Último vistazo a los niños. Duermen. Perfecto. 
 
Entró en la habitación alumbrado solo con la luz de la luna llena  aquella noche  entraba por la ventana, suficiente para distinguir el contorno de Lorena bajo las sábanas.
Por  su respiración sabía que estaba realmente dormida y se metió sigiloso en la cama con ella.
 
Apartó lentamente las sábanas y le dejaron ver uno de los pechos de Lorena que se escapaba del camisón. Luis la observó un rato en silencio, todo el cuerpo. Amaba a esa mujer.
 
Deslizó su mano por el brazo de Lorena y siguió hasta llegar a aquel pecho de sobresalía, lo acarició despacio, no quería que Lorena se despertara sobresaltada.
 
Imagen sacada de aquí
Pero Lorena ya era consciente de su presencia, así es que comenzó a jugar dándole la espalda a Luis y soltando un suspiro…
Luis sonrió de lado, y empezó a acariciar las curvas de Lorena, de arriba a abajo, dejando caer su mano a la altura de sus pechos para rozar sin querer sus pezones. 
Haciendo hincapié en la parte baja de la espalda y subiendo el camisón en cada viaje un poquito más.
Su pene quería salir del pantalón, le estorbaba aquella prenda, por lo que se lo quitó en un momento y se acercó a Lorena.
Lorena que seguía haciéndose la dormida notó el miembro de Luis en su culo, cerca, duro, y se excitaba con el simple contacto de él.
Luis se acercó más y le besó el cuello, provocando que los pezones de Lorena se contrajesen de placer. 
 
No iba a andarse con rodeos, esta noche no, así es que metío la mano entre las piernas de Lorena, que no llevaba ropa interior , y notó la humedad de ésta. Estaba lista, excitada, provocativa y preciosa.
 
 
Le levantó la pierna y la penetró despacio al principio, aquella  postura  les excitaba muchísimo, Lorena podía tocarse y a Luis le encantaba verla hacerlo.
Los dos gemían de placer, un encuentro intenso, deseado.
Imagen sacada de aquí
Lorena se introdujo un dedo en la boca , lo chupó y empezó a masturbarse mientras Luis la miraba.
Levantó más la pierna y Luis se incorporó un poco en la cama para observarla mejor.
La cama chirriaba pero daba igual, después de un duro día, se dedicaban un rato a darse placer, a jugar juntos.
Una noche de sexo sin mucho calentamiento, el juego había sido suficiente para calentar motores.
Despacio, profundo, sintiendo su pene dentro, y pasar después a fuerte, rápido, y muy excitante. Cambiando de nuevo el ritmo. Acariciando su clítoris dependiendo del ritmo, y llegando al climax juntos con espasmos a la par. Sexo perfecto.
 
 
Este festival, de mano de Motherkiller será así: (mayores de 18 años)
Los jueves nos expresaremos sexualmente en este carnaval al que todas (y todos), seáis o no mamás o papás, estáis invitados. 
Para participar, no tenéis más que enlazar el link de vuestra propuesta aquí, poniendo el nombre que queréis que figure. También podéis enviar una mención a @mother_killer con la etiqueta #SexoenJueves o a info@motherkiller.com si no tenéis cuenta de Twitter LOS JUEVES ANTES DE LAS 24:00H.
 
 
 
 
 
 
Facebooktwitterpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.