Los 7 pecados capitales: La Envidia

Sexto pecado capital, ya estamos casi terminando, solo queda un pecado capital que será la próxima semana. Iré pensando cómo seguir con los relatos por petición popular, no os preocupeis, de momento disfrutad de este:

A partir de aquí, si sigues leyendo es porque eres mayor de 18 años y aceptas y eres consciente de que es un relato erótico y/o pornográfico.

6. La Envidia

La envidia desea algo que alguien no tiene, que le falta.

Relato

Julia preparaba la comida, esa semana tenía turno de tarde y tendría que comer pronto para llegar a tiempo al trabajo, así es que a medio día ya estaba cocinando.

Un filete a la plancha y un poco de verduras, comida sana y baja en grasas, tenía que mantenerse en forma, sus visitas al gimnasio no eran milagrosas, había que acompañarlas de alimentación sana.

La sarten empezó a echar bastante humo, así es que aunque tenía la campana extractora puesta, aquello empezaba a parecer Londres, bajó el fuego, y abrió las cortinas y ventanas de toda la casa para que el humo escapase. Cual fue su sorpresa cuando al abrir las del salón, vio al vecino de enfrente totalmente desnudo andando por la casa.
Su primera reacción  fue esconderse detrás de la cortina, ¡no se lo podía creer!

-¿Cómo se llamaba este chico….Rubén? si creo que se llama Rubén- se decía Julia mientras se asomaba sutilmente entre las cortinas para ver si aquel chico seguía ahí.

Y efectivamente, Rubén seguía deambulando por la casa totalmente desnudo y con todas las persianas subidas y cortinas quitadas.

-¡¡El filete!!- gritó Julia- que se me quema!
Salió directa a la cocina, apagó el fuego y observó como aquel filete se había convertido en un churrasco, totalmente incomible.

-Vaya.. tendré que comer solo verdura hoy, si es que, lo que no me pase a mi- se decía.- oye…el vecino…

Julia dejó todo y fue disimulando sin mirar a las ventanas hacia la habitación, allí las vistas serían mejores…
La habitación estaba en penumbras, podía pasear por ella sin que desde fuera se la viese, además dada la posición de la casa, desde aquella habitación se veía la casa de enfrente perfectamente y más cerca.

Se asomó despacio, intentando ubicar al vecino, y allí estaba, le veía de pie, totalmente desnudo y con el móvil en la mano.

-¿Y este?- pensaba Julia con una sonrisa pícara- joder, vaya cuerpo tiene, a ver como le doy yo los buenos días cuando me lo cruce por la calle, jejeje, y lo peor cuando vaya con su chica…que no se cómo se llama…¿Lucía? ¿puede ser? Bah…a quién le importa el nombre de ella…

Julia seguía observando semi escondida a su vecino, aquello le estaba gustando muchísimo, tenía unas vistas privilegiadas y no pensaba perderse nada.

-Vaya, ahora se va a la habitación…¿irá a vestirse? ohhh…que pena sería…ah no,¿qué está cogiendo? ¿un pañuelo? mmm, interesante….
-Oh, acaba de llegar su chica, a ver qué pasa ahora….jejeje-

Julia no perdía detalle,agazapada detrás de la ventana, con la confianza de que la penumbra la estuviese tapando, empezó a asomarse más cada vez, para no perderse detalle.

-Toma ya! le acaba de poner el pañuelo en la boca a su chica y la está desnudando..esto se pone muy interesante…-
Oh, creo que ¿Lucía?, como se llame… se acaba de dar cuenta que están todas las persianas subidas, creo que se me acaba el show… ah no..seguimos..-

Julia se sentía espectadora de una situación muy excitante, estaba presenciando un encuentro entre dos personas y empezaba a sentirse muy excitada.
Aunque ya estaba vestida para salir al trabajo, se quitó los zapatos de aguja, y se bajó la cremallera del vestido, dejándolo caer a los pies. Fuera sujetador y tanga..

-Hay que ponerse cómoda para esto…-
Seguía observando por la ventana, veía como Ruben masturbaba a su chica contra la puerta de la calle..
-Uff…madre mía-
Julia empezó a tocarse delicadamente los pechos, su otra mano se dirigió al clítoris, emulando la mano de su vecino.
-Quien fuera ella ahora mismo….uffff…-

Seguía observando sin perder detalle, tocándose a la par que él tocaba a su chica, introduciéndose los dedos, deseando ser ella y envidiándola por estar jugando a ese juego con el.

-Ahora los pechos…madre mía, y yo no tengo a nadie que me los chupe ahora…ainss…
Los suspiros se le escapaban a Julia, excitada como estaba, fue a su mesilla y sacó aquel vibrador que casi todas las noches le hacía compañía, “su mejor amigo”.

Volvió a la ventana, esta vez ni se molestó en esconderse, cogió posición y mientras veía como aquella chica le hacía una mamada a Rubén, ella empezó a jugar con su “amigo”. Golpecitos suaves en su sexo, acariciando de arriba a abajo, mojando toda su zona.

No quitaba ojo de aquella situación, veía como ahora, le ataba las manos a la espalda y la llevaba hacia la habitación.

-Uf..más cerca…- suspiraba Julia al ver cómo se iban a la habitación.

Fuente

-Mmmm…dale..madre mía…si..- gemía Julia mientras veía como su vecino le introducía el pene a su chica, que estaba atada de manos y con los ojos vendados y  no podía hacer nada más que disfrutar.
-Joder…cómo estoy…uff..- Julia se masturbaba con el vibrador, dentro-fuera, más profundo, despacio, rápido.. mientras su clítoris hinchado deseaba más.
-Mmm..ahora el culo…ohh…vamos allá…-y uno de sus dedos empezaron a masajearle el ano mientras con la otra mano seguía con el vibrador.

No quería perderse detalle de aquella escena, pero el placer le hacía poner lo ojos en blanco en muchos momentos. Estaba muy excitada, quería ser ella, deseaba ser ella. Quería que alguien le atase así, la diese placer y ella disfrutar de ello.

Seguía de pie delante de la ventana, con una pierna apoyada en la mesilla, desnuda ella también, observando a sus vecinos, metiendo y sacando el vibrador y el dedo, intentaba seguir el ritmo de ellos, imaginándose que ella era la chica.
-Joder! no puedo más -dijo Julia, y se  tiró a la cama, boca abajo de manera que sus pechos chocaran contra las sábanas. Levantó la cadera y empezó a masturbarse más rápido, con la imagen de sus vecinos en su cabeza. Su dedo en su clítoris, moviéndose rápido, notando como el clímax de acercaba, bajando un poco el ritmo y volviendo a subir la intensidad de la masturbación

-Si…mmm…si…ah…ufff…,ahora…ahora….si..si…ahhmmmmmm….- y un fuerte orgasmo hizo que Julia gritase de placer al unísono que sus vecinos. Calambres en su vagina, en su clítoris, se retorcía aún en la cama, el vibrador empapado,un intenso orgasmo.

Se dio media vuelta en la cama, miró el reloj de la mesilla:
-Hoy llego tarde al curro, pero llegaré muy relajada.-

FIN
Este festival, de mano de Motherkiller será así: (mayores de 18 años)
Los jueves nos expresaremos sexualmente en este carnaval al que todas (y todos), seáis o no mamás o papás, estáis invitados. 
Para participar, no tenéis más que enlazar el link de vuestra propuesta aquí, poniendo el nombre que queréis que figure. También podéis enviar una mención a @mother_killer con la etiqueta #SexoenJueves o a info@motherkiller.com si no tenéis cuenta de Twitter LOS JUEVES ANTES DE LAS 24:00H.
 
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

2 thoughts on “Los 7 pecados capitales: La Envidia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.