Las Villas de Cué, mi #LivingBookingExperience

Seguro que lo primero que quieres en vacaciones es descansar,  ya sea del trabajo o de los madrugones de llevar a los niños al colegio. Lo sé, ¿y quien no verdad?

El año pasado en Semana Santa estuvimos haciendo cada día, una visita diferente a ciudades y pueblos cercanos. Distintas jornadas de excursión con los niños que agradecieron como unas vacaciones diferentes.

Pero si elegís iros varios días a un mismo lugar, los nervios de los preparativos abundan los días previos. Yo suelo hacer lista de cosas que tengo que meter en la maleta, soy previsora, lo voy haciendo como 1-2 días antes (¿qué pasa?) y la maleta igual, pufff….la noche antes, si me gusta arriesgar…

Una maleta– te dices- solo una para los mayores y otra para los niños. No cabe más en el coche.

(Lo voy a conseguir- lo voy a conseguir) te repites una y otra vez mirando el montón de ropa que quieres meter dentro.

¡Ja! No te lo crees ni tú.

De repente te ves metiendo todos esos “por si acaso” que te habías prometido no tener que meter.

-“Por si acaso” hace frío por la noche, voy a meter un abrigo y para el día y si hace calor, otra chaqueta “por si acaso”…. Pijamas de invierno y verano, dos de casa “por si acaso” se manchan. Muda completa para cada día. Zapatillas y zapatos, “por si acaso” salimos por la noche que vayan pintones los niños. Y por supuesto ropa para el día, dícese de chándal, vaqueros y unas 20 camisetas entre manga larga y corta “por si acaso”.

Y cuando lo tienes todo en la maleta, esa que ya no cierra te preguntas:

¿Cuantos días nos vamos?– a ver si te ha dado un “flus” y has perdido la relación tiempo/realidad- 3 días, nos vamos 3 días– te repites- pero da iguallll!!! Por si acaso …- y ahora nuestra maleta, solo una….

De verdad, son cosas que pensamos que conseguiremos pero que realmente, poca gente lo consigue, bueno miento, nosotros lo conseguimos cuando nos fuimos a Paris un fin de semana, pero eramos solo mi marido y yo y si, conseguimos meter todo en una sola maleta ya que no queríamos facturar nada, así es que hicimos malabares, imaginaos.

Volviendo al caso, que lo de una maleta solo por adultos y niños es casi una misión imposible. ¡Ah! y la lista de las cosas para meter se convierte en una utopía como cuando vas al super con la lista de la compra y al rato te encuentras con el carro lleno y que aún no has metido nada de lo que ponía en la lista. ¡Confesad malditos!

Y ya no os digo nada de esas frases obligadas y repetidas hasta la saciedad en el viaje:

-¿falta mucho?-¿Cuando llegamos? -me aburro, me hago pis…me hago caca.-

Si, esa sonrisilla que te asoma por ahí, delata que sabes de lo que te hablo.Además piensas: salimos temprano para que vayan dormidos en el coche.

¡Ja! como si una nube invisible de cafeína invadiese el coche, los niños tendrán los ojos como platos durante toooodo el trayecto y su nerviosismo irá in crescendo a medida que avanzan los kilómetros.

Pero luego llegas a tu destino, bajas del coche, respiras y dices: Si…llegamos.Esa sensación merece la pena el viaje…

El caso es que este año han habido algunos cambios, más bien, un gran cambio laboral que me tiene algo estresada últimamente y del cuál me cuesta desconectar, si fuese tan fácil como hacer click y cambiar ¿verdad?… Además mis hijos me echan de menos, son los primeros que han notado el cambio laboral, me preguntan los turnos buscando y ansiando el que les permita pasar más tiempo con ellos. Y es que me voy muy pronto por la mañana y llego muy tarde por la noche. A veces me esperan despiertos los pobres, solo para darme las buenas noches, no hay tiempo para más, deben dormirse para que al día siguiente puedan ir al cole con energía.

Las Villas de Cué mi #LivingBookingExperience

Total que me preguntan qué espero encontrar aquí en este PARAÍSO llamado Las Villas de Cué en Llanes, que proponen desde la web de Booking, pues a ver señores, sinceramente: paz, descanso, silencio, desconexión, relax, la brisa del mar, observar los atardeceres desde la terraza, y todo ello por supuesto, en familia.

las villas de cué

Dice que apenas se encuentran las Villas a 400 metros de la Playa de Cué y a 10 minutos en coche de la Playa de Barro;pues me encantaría ver atardecer en la orilla de una de esas playas y cerrar los ojos, sentir la brisa del mar y escuchar el ruido de las olas mientras mis hijos ríen y juegan en la playa.

las villas de cué

Algo tan simple como eso, de verdad que no necesitamos más, solo estar juntos y disfrutar de horas, minutos y segundos juntos en familia.

las villas de cué las villas de cué

Así es que si vamos al final a Las Villas de Cué , prepararemos una sola maleta, nuestro repertorio de Veo-Veo, nuestros juegos y canciones de viajes y por qué no, música variada y algo de tecnología para el camino, y lo mejor, que estaremos juntos en familia #LivingBookingExperience

¿Os váis de Semana Santa? ¿conocíais Las Villas De Cué?

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

4 thoughts on “Las Villas de Cué, mi #LivingBookingExperience

  1. Bonita entrada, donde se describen un montón de actividades.
    Hacer la maleta antes de salir de viaje. Meter cosas necesarias, o no, por si acaso.
    Buscar el descanso, el silencio, el relax junto al mar.
    ¡Genial!
    Yo también cierro los ojos, en esos momentos del atardecer, para disfrutar de las caricias de la brisa marina.
    Saludos desde Alcalá de Henares.
    Ah¡ y Felicidades por la actuación en los premios 20 Blogs.

  2. Hola Lydia, pero que sitio tan bonito, a mi me suena Llanes creo que porque tiene los bloques de piedra de su puerto o espigón pintados de colores… De verdad que te entiendo con lo del silencio y la paz, el poder dejar la cabeza en blanco. Que difícil es eso a veces…
    Así que disfruta de eso, porque no hay nada como labrisa marina, que verdaderamente parece que se lleva todo.
    Besos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.