El Ratoncito Pérez

El Ratoncito Pérez, el Hada de los dientes, el Ratón de los dientes, con distintos nombres pero un mismo fin: llevarse los dientes caídos de los peques.

Todo el fenómeno se debe al jesuita Luis Coloma ,que desde palacio, allá por 1894,le pidieron que escribiera un cuento a Alfonso XIII que por aquel entonces tenía 8 años y se le había caído su primer diente.

El Ratoncito Pérez

Coloma lo presenta como un bonachón personaje que muestra al Rey Buby (apodo con que la Reina María Cristina llamaba a su hijo) las miserias de los pobres, antes de depositar un toisón de oro en su ilustre lecho.

 

Creo que a todos los padres nos hace ilusión ver cómo se mueve ese dientecillo de leche, algunos con más o menos grima, es verdad, al igual que es verdad que años atrás esperábamos ansiosos que saliese.

Y los más peques, con esa ilusión, de que venga un ratoncito por la noche, se meta debajo de su almohada, coja el diente y deje dinero.

Aunque a veces surgen contratiempos, como el caso de mi hija. Se le cayó uno de los dientes en casa de la abuela, y se nos olvidó cogerlo para dejarlo debajo de la almohada. Aquí es donde entra los recursos de los padres. Le conté que el Ratoncito Perez era muy listo, y sabía que tenía que ir a casa de la abuela a por el diente, y luego venir a casa a dejarle debajo de la almohada la moneda.

No es por nada, pero esto de tener niños agudiza el ingenio y la imaginación.

Os dejo enlaces para darles ideas a nuestro “Ratoncitos”:

Casa Museo Ratón Pérez: en ésta web podréis personalizar un diploma con la caída del diente

La Moneda de Pérez: aquí encontraréis las auténticas monedas del Ratoncito Pérez

Madrid Salud: cuento para imprimir del Ratoncito Pérez

Bueno qué, ¿vuestro Ratoncito Pérez, Hada de los dientes o Ratón de los dientes ha pasado ya por vuestra casa? cuéntame!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

2 thoughts on “El Ratoncito Pérez

  1. Yo recuerdo la ilusión que me hacía lo del Ratón Pérez. Ahora con el mayor esa magia nos ha durado poco, se ha planteado la existencia de Reyes Magos y Papá Noel y tras confirmar que no existían, lo del Ratón caía por su propio peso :S… Aún así seguimos dejándole una monedita y él se encarga de guardar sus dientes en una cajita metálica porque, de momento, le apetece conservatrlos :). Ya veremos si al pequeño le dura más la magia cuando comencemos con todo el teatrillo. Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.