cambio radical a la habitación

Cambio radical a la habitación del niño

cambio radical a la habitación

Hace unos días nos metimos de lleno es darle un cambio radical a la habitación del pequeño de la casa. Tocaba renovar completamente su habitación, ya no solo porque había que sanearla con pintura nueva, si no porque el tematizado que tenía ya no le atraía tanto.

Pero teníamos un reto por delante ya que la habitación estaba pintada con colores fuertes: azul oscuro, negro y mostaza.

Si os preguntáis cómo era posible haber pintado una habitación infantil con esos colores (sobretodo el negro) os resuelvo la duda: es que le hicimos una carretera que dividía la habitación en dos, mitad superior mostaza, la carretera y abajo color azul oscuro. ¿No hace falta decir que le apasionaba Rayo McQueen no?

El caso es que en su día le encantó, y ha estado perfectamente con su habitación y su carretera, pero como decía al principio, con casi 8 años que tiene ya, queríamos darle otro ambiente a su habitación, un cambio radical a la habitación, que fuese más juvenil, más de mayor como dice él.

Comenzamos el cambio radical a la habitación

Primer reto: tapar los colores.

Teníamos claro que la habitación la queríamos blanca, ya no solo para darle más luminosidad, si no porque la parte inferior queríamos hacerle algo distinto y original, por lo que necesitábamos un contraste en la parte superior. Pero claro, a ver qué pintura es la lista que tapa el azul oscuro y el negro de la carretera y el color mostaza.

No quisimos arriesgar y fuimos a lo seguro, compramos un bote grande de pintura Bruguer Ciclón Mate Ultra Blanco. Funcionó.

cambio radical a la habitación

Aquello se quedó blanco nuclear, ni rastro de los colores anteriores, así es que primer reto superado.

Segundo reto: disimular la suciedad en la parte inferior.

La cama del peque no tiene respaldo, es el somier y va sobre la pared, por lo que imaginaos el borde justo a nivel del colchón cómo estaba la pared. A ver, es normal, el roce, los pies, manos… Total, que queríamos que esa parte se disimulara de alguna manera y que fuese fácil de limpiar.

cambio radical a la habitación

Como decía, el color blanco lo queríamos en la parte de arriba para darle más luminosidad a la habitación, pero ponerlo a nivel de la cama era arriesgarse a que terminase negro, así es que probamos con papel pintado.

Nunca lo habíamos comprado ni mucho menos puesto, así es que nos fuimos a Bauhaus que han abierto hace poco cerca de casa y estuvimos curioseando a ver si era muy difícil de poner, qué necesitábamos y los distintos papeles pintados que había.

Nos llamó la atención uno con diseño de ladrillo rústico, así es que para la habitación del peque, con dos rollos íbamos bien, sin derrochar papel eso sí, pero nos tenía que dar suficiente para las zonas que queríamos decorar. La chica de Bauhaus nos aconsejó la cola que necesitábamos y nos explicó cómo aplicarlo, la verdad es que fue muy amable y nos dedicó el tiempo que necesitamos a todas nuestras dudas.

Y ahí que nos pusimos mi marido y yo, midiendo la altura del papel, encolando y pegando a la pared. Debo reconocer que es muy sencillo de poner, la cola la compramos en polvo para mezclar, utilizamos medio paquete y sobró un montón, así es que genial.

La cola se aplica a la pared con una brocha y luego solo tienes que poner el papel encima, arrastrar el aire del centro a los lados y listo con una. Se queda todo perfectamente pegado y lisito. Estuvimos mirando y algunos dicen de poner además cola sobre el papel, pero ya os digo que nosotros solo pusimos en la pared y quedó perfecto.

cambio radical a la habitación

Aún así, venden brochas especiales y rodillos para el papel pintado, eso ya a vuestro gusto. Lo que no os debe faltar es el cúter, imprescindible para recortar el papel, sobre todo los recovecos y las llaves de la luz.

Tercer reto: dale un toque infantil extra

Ya tenemos la habitación pintada y empapelada, pero tenemos que darle un toque infantil extra, de manera que aunque la habitación sea para niños más mayores, aun tenga detalles más infantiles así es que como teníamos guardados unos vinilos de TeleAdhesivo super graciosos de super héroes, tan solo fue colocarlos y el cambio fue sensacional.

Conseguimos en tan solo un día, darle un cambio radical a la habitación del peque y él está encantado con su nueva habitación

Material utilizado:

  • Pintura Bruguer Ciclón Mate Ultra Blanco: 30,25 €
  • Rodillo 48 23cm recto: 3,05 €
  • Alargo 1 metro: 3,95 €
  • Pack cintas pintar: 7,95 €
  • Papel pintado muro marrón 2 rollos: 49,90 €
  • Cola vinílica para papel pintado: 4,99 €
  • Rodillo para presión: 6,95 €
  • Cúter 18mm: 2 €
  • Adhesivos SuperHéroes: 10 €

Total gasto: 119,04 €

Lógicamente este cálculo es partiendo de la base de que no tienes absolutamente nada comprado de antes, como el cúter, la cinta de carrocero, el rodillo y el extensor…

¿Qué os parece el cambio? a él y a nosotros nos encanta.

cambio radical a la habitación

cambio radical a la habitación

cambio radical a la habitación

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

2 thoughts on “Cambio radical a la habitación del niño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *