150 palabras: Regreso a casa (arena, profundo, arrugas)

Después de tantos años, aquel paisaje seguía impresionándola, la magnitud del mar, las olas, la arena suave y fina que se colaba entre sus pies descalzos.

Cerraba los ojos y escuchaba el rugir profundo del mar, como las olas rompían en la orilla y la brisa llegaba hasta su cara, su cuerpo lleno de arrugas de una vida que había disfrutado todo lo que había podido y que veía que tocaba su fin.

Fuente: www.freeimages.com

El cansancio de su cuerpo, la debilidad de sus piernas, la mente, le pedían tregua, le pedían descansar.

Había visitado muchos lugares, recorrido el mundo entero con una mochila, sola y con amigos. Había conocido gente, a mucha gente, se acordaba de la mayoría, aunque a veces tuviese lagunas, las fotos le ayudaban, podía tirarse horas observándolas y recordando aquellos momentos.

Cerró de nuevo los ojos, sintió un rayo de sol sobre su cara y respiró profundo.


get the InLinkz code

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.