150 palabras: Perdido en el bosque

La luna estaba en su máximo esplendor, ella le iluminaba el oscuro camino por el bosque. Su sentido de la orientación le estaba jugando malas pasadas, le daba la sensación que solo daba vueltas  sin avanzar.
Oyó un crujido y se quedó quieto, inmóvil, aguantando la respiración, no sabía qué podía haber en aquel bosque. El crujido cada vez se hacía más fuerte, entre la penumbra vio moverse algo, unos ojos brillantes le miraban fijamente.

Tuvo la sensación de que su corazón dejaba de latir. De entre los matorrales apareció un enorme lobo con un pelaje grisáceo, a juego con la luna de aquella noche.

Pasó a su lado sin dejar de mirarle hasta el borde del precipicio, allí aulló ocasionándole un escalofrío.

Retrocedió lentamente, y cuando creyó lejos, corrió sin parar hasta que ver una luz tenue al fondo del bosque, allí en la puerta ella le estaba esperando.

Facebooktwitterpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.