150 palabras: El gran regalo

Miraba a través  de la ventanilla del coche, la condensación apenas dejaba ver el exterior, así es que decidió hacer  un pequeño círculo con el dedo y  borrar lo de dentro, aquella sería su pequeña ventana al exterior.

-¿Queda mucho mamá?- preguntó impaciente por llegar.
– No cariño, busca los colores resplandecientes y cuando los veas, entonces sabrás que hemos llegado.

Pero por más que miraba no veía nada más que los faros de los coches. De repente cerró los ojos y se imaginó aquellos colores flotando, bailando sobre la plaza del pueblo, niños jugando con ellos. Quiso que fuese real.
-Ya hemos llegado…

Abrió los ojos y se encontró delante de un árbol enorme,  pero era una árbol blanco, y  en la punta no había una estrella, le habían puesto un gran lazo rojo.

-¿Por qué no tiene estrella mamá?-
– Porque la navidad es blanca y es un gran regalo

 

Facebooktwitterpinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.