11 expectativas vs realidad de los padres

expectativas vs realidad

¿Quién te iba a decir a ti verdad? Que la realidad superaría la ficción…

Creo que cuando no somos padres, tenemos unas expectativas idealizadas en nuestra cabeza de cuando se es padre/ madre, pero luego te das cuenta, que esas expectativas no se parecen en nada o casi nada a la realidad.

Si, sabes a lo que me refiero, pero vamos a enumerarlas y quiero que tu luego me añadas las tuyas en un comentario. Yo de momento, te dejo 11 de esas expectativas vs realidad que todos conocemos:

11 expectativas vs realidad de los padres

1. Ir de compras en familia:

expectativas padres

Expectativa:

Toda la familia sonriente yendo a compra juntos, los niños al lado vuestra, y eligiendo sin problemas la compra de la familia.

Realidad:

Venga, ¿te imaginabas yendo todos en familia, los niños a vuestro lado, sin tocar nada, sin tirar nada, sin lloros, sin pataletas, sin tener que ir detrás de ellos entre los muebles de ropa?, ¡ja! , no conozco ningún niño que cumpla dicha expectativa ¿o tu si?

2. Foto de familia:

expectativas padres

Expectativa:

Todos bien vestidos, pulcros, peinados, sonriendo y mirando a cámara.

Realidad:

Vestidos si, pero con algún churretón de última hora, con los pelos algo descolocados después de la lucha para intentar limpiar la mancha de chocolate, poniéndote en posición para taparlo en la foto e intentando sonreír y vigilar por el rabillo del ojo al peque que no deja de hacer muecas a la cámara.

3. Dormir:

expectativas vs realidad

Expectativa:

Días de dormir cómodamente hasta las mil que es cuando se despertarán tus peques.

Realidad:

Hazte una idea que hasta que no tienen unos….7 años, no volverás a saber lo que es dormir, y mucho menos hasta las 10 de la mañana, eso solo lo verán unos pocos agraciados.

4. El parque:

Expectativa:

Ir al parque con sus cacharritos, su pala y cubo, su pelota, jugar con más niños, el tobogán, el columpio, volver a casa limpitos y listos para un baño caliente y cenar, ¿qué puede salir mal?

Realidad:

Te acuerdas del cubo y la pala del vecino, tienes que coger casi número para el columpio, y si te cuelas por error (por error de verdad lo juro), ya te ponen la cruz el resto de madres y padres.

Ojo con prestar la pala, se establece una ley de parques: tu deja si te dejan, ojo con los que van sin nada y se vuelven con una bolsa llena de palas y cubos (haberlos haylos).

La ropa se llenará de tierra, arena, y césped si hay algún jardín cerca, y si no también, y llegará un día que ni te preguntarás cómo se ha podido manchar.

Deberás tener 20 ojos en cada lado de la cara para vigilar que no coma arena, que no tire arena y que no moleste a ningún otro niño, no vaya a ser que te increpen los demás porque al otro niño le ha pisado (sin querer) la tarta que estaba haciendo con barro.

Deberás bajar con provisiones: agua y merienda, y por supuesto toallitas, porque ¿qué saben los niños de comer con las manos limpias?

¿Sigo o ya os he deprimido bastante?

Por cierto, que bien que nosotros ya pasamos esa época hace tiempo, ¡qué liberación!

5. La alimentación saludable

expectativas

Expectación:

Tus hijos comerán de todo, fruta, verduras y les encantará porque se lo darás desde pequeños para que tengan una alimentación saludable

Realidad:

Si si, dile a un niño que se coma un plato de acelgas porque es muy saludable, la cara con la que te va a mirar te lo va a decir todo todito

(nota: siempre hay excepciones, pero la norma es que no les guste )

6. Su habitación

expectativas vs realidad

Expectativa:

Perfectamente decorada y recogida, siempre limpia y ordenada, el niños disfrutará de un sitio agradable donde jugar, dormir o estudiar.

Realidad:

Cruza el montón de juguetes y ropa que hay en el suelo para llegar a la otra punta de la habitación sin caerte por el camino, te reto a ello…

7. Modales en la mesa:

Expectativa:

El niño se sentará a comer sin problema, y con su tenedor, cuchara y cuchillo dispondrá de una comida sin altercados.

Realidad:

Prepara un arsenal de servilletas, porque o bien se caerá el agua, o la sopa o los espaguetis atacarán su cara dejando restos de su tomate esparcida por toda ella.

8. Los hobbies:

Expectativa:

Adorará leer, le compraremos un montón de libros y cuentos para que pueda coger el que más le guste siempre.

Realidad:

Mira, llega una edad, que existen los ordenadores… no digo más

9. El colegio

expectativas

Expectativa:

El niño irá feliz y contento todos los días al cole, da igual que sea lunes que viernes, le encantará.

Realidad:

Lloros, pereza, caras de ¿no queda otra seguro?, frases como “un ratito más en la cama por favor”, las escucharás y sufrirás por el resto del curso escolar.

10. Excursiones al aire libre

Expectativa:

Un día en el campo, al aire libre, todos en familia, ¿qué podría ser mejor no?

Realidad:

Mosquitos, bichos, el niño que se le cae el bocata, le das el tuyo, se acaba el agua, quiere volver a casa, tiene sueño, la ruta planeada se queda en “planeada”…

11. La familia

Expectativa:

Perfecta

Realidad:

Simplemente PERFECTA

 

¿Cuáles han sido las vuestras?

Imágenes sacadas de Freepik, ImagestackScoopnest y I love to be organized
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

11 thoughts on “11 expectativas vs realidad de los padres

  1. Vamos, reales como la vida misma no has fallado en ninguna.. jejejeje… yo añadiría la de los viajes en familia. Idílicos conociendo nuevos sitios, culturizándonos todos, cultivándonos intelectualmente, con agradables traslados cantando y mirando por la ventanilla. Realidad: viajes interminables con la frasecita “cuánto falta?” si hablan, o llorando si son más bebés porque están incómodos. Imposible ver un monumento y menos aún contarles de qué va, solo quieren saltar e ir de un lado a otro corriendo, y la frase “qué rollo” en la boca todo el tiempo porque no están sus amiguitos…. Yo desistí y nos vamos al pueblo con mis padres que es lo que les gusta 😉

  2. Jajajaja lo que me he podido reír. Que bonitos se ven los toros desde la barrera! Tienes toda la razón, aunque me quedo con la última. Mi familia, aunque tenga mil fallos, para mi siempre será perfecta! Buen post!

  3. jajaja Que cierto es!! al parque añádele que no quiera irse y se te ponga a llorar en mitad del parque, y continúe todo el camino hasta casa.. Y tener que llevarlo en brazos (con los cacharros que ha llevado) Para que se calme. O a la hora de comer, que ahora le ha dado por meter la comida en el vaso de agua.. ains! Las fotos esas perfectas son solo eso.. fotos! Gran post, un beso!

  4. ¡Cuánto mal han hecho las películas y los anuncios de ropa limpia!
    Salir de casa sin una mancha, bien peinados y con sus cositas hechas es mi reto. Bueno lograr comer con los cubiertos y estar sentados sin moverse, y sería mucho pedir lo de ir a comprar sin carreras ni con mil cosas en el carro no saludables?
    Añadiría: ver la televión. Te sentaras a la hora que empieza tu programa favorito y lo verás del tirón. La realidad es que no existirá otro canal en el mando que el clan y cuando quieras ver algo ya se habrá terminado y si consigues verlo empezar no verás el final ni siquiera los primeros 5 minutos.
    Me ha gustado mucho
    Me ha gustado mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable »Lydia Almansa Matilla.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Lydia Almansa como responsable de Historias de pitufines, con la única finalidad de poder responder a tu comentario. Estos datos estarán almacenados en el servidor de Induscomp, situado en la Unión Europea.
Derechos » Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a contacto@historiasdepitufines.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.